Origen del agua en Tijuana

Recorrido del Agua: La vida del agua en Tijuana y Playas de Rosarito

Una gota de agua… el origen de la vida.

El agua que utilizamos en Tijuana y Playas Rosarito proviene del Río Colorado, en su mayor parte. Este río comienza como un pequeño arroyo en lo alto de las montañas del Norte del estado de Colorado, en la Unión Americana. Conforme viaja hacia el Sur y Oeste, se le unen aguas de otros ríos, llamados tributarios.

El río fluye a través del desierto y termina en el Noroeste de México. En los años húmedos, el río desembocaba en el delta del Río Colorado, donde depositaba sus sedimentos antes de entrar al Golfo de California o Mar de Cortés, uno de los estuarios que había más ricos del planeta, En la actualidad sus aguas son utilizadas antes de llegar al delta. En el 2012 se inicia un proyecto denominado Flujo pulso que permite la liberación de 130,000 Mm3, que permitieron que las aguas del Río Colorado llegarán nuevamente hasta el mar, reescribiendo la historia.

El Río Colorado y sus tributarios proveen de agua a las personas, animales y plantas de siete estados de la Unión Americana (Wyomingm, Colorado, Utah, Nevada, Arizona, New México y California) y dos estados de México (Sonora y Baja California). Estos estados dependen del Río Colorado para obtener agua potable, mantener los hábitats naturales, pescar, divertirse y producir alimentos y electricidad (energía hidroeléctrica).

El agua en la cuenca del Río Colorado es limitada. A fin de compartirla, los estados que la conforman en México y en Estados Unidos, así como las tribus indias de Estados Unidos, han firmado acuerdos que determinan cuánta agua puede usar cada uno de ellos.

De Mexicali a Tijuana
Cuando el agua del Río Colorado por fin llega a territorio mexicano, después de recorrer 2,334 km, esta agua se distribuye en la Presa Morelos y de ahí es conducida a través de canales del Distrito de Riego del Valle Imperial de Mexicali y, posteriormente, por 140 kilómetros de tubería pertenecientes al Acueducto Río Colorado – Tijuana (ARCT).
Esto implica vencer 1050 metros de carga cruzando la Sierra de la Rumorosa, ocasionando altos costos de operación, principalmente en energía eléctrica.

Una vez cruzando la montaña La Rumorosa, el agua se almacena en la Presa El Carrizo, la cual tiene una capacidad de 40 millones de metros cúbicos. De ahí el agua se manda a la Planta Potabilizadora El Florido, ésta tiene la capacidad de potabilizar 4,000 Its./seg. en dos módulos de tratamiento de 2000 Its./seg. El módulo dos sólo tiene filtros, esto debido a la baja turbosidad del influente. Esta Planta está constituida de acuerdo a la tecnología DEGREMONT, contando con adición de productos químicos flocultantes, clarificación en la unidad llamada pulsador y filtración rápida, está prevista también de pre y post cloración. Desde esta planta se conduce el agua hasta los centros de consumo de la ciudad, como son casas, hoteles, restaurantes, escuelas, hospitales, parques, y a toda llave de agua que se abre en las ciudades de Tijuana y Playas de Rosarito, esto implica un enorme desafío por la topografía de la Ciudad. Paralelamente, las aguas utilizadas en hogares, industrias y comercios (aguas negras) se recolectan a través del sistema de drenaje sanitario y son enviadas a distintas Plantas de tratamiento, entre las que se encuentra la Planta Tratadora de Punta Bandera, para someterlas a un proceso de desinfección, culminando su trayecto en el mar.

riocol13245
ACUEDCTO435
prsscarz94